in

Turismo responsable y sostenible en el Monte Everest

Turismo resposable y sostenible en el Monte Everest- Pixabay, lutz6078

Para quienes practican alpinismo, conquistar el Monte Everest es visto como una meta por cumplir, pero esto no es tarea fácil, pues no solo se requiere preparación física, sino que también hay que obtener un permiso. Además, se recomienda realizar el recorrido con al menos un guía experimentado, por otro lado, las expediciones suelen tener costos un tanto elevados.

En la actualidad, personalidades experimentadas tanto en turismo como en alpinismo han expuesto sus quejas en cuanto a las inexistentes normativas y responsabilidad tanto del gobierno nepalí como del chino sobre las subidas que se realizan año tras año hacia la cima de la montaña.

El 2019 puede ser el año en el que se aprecie la mayor cantidad de personas que escalan el Everest, lo cual trae grandes consecuencias, como las 11 muertes que ocurrieron en la jornada de este año, de las cuales al menos cuatro pueden deberse al embotellamiento ocurrido en la “zona de la muerte”. La responsabilidad de esta aglomeración de personas se le puede atribuir a los gobiernos de Nepal y China, los cuales expidieron 381 y 140 autorizaciones respectivamente.

Además de expedir autorizaciones a diestra y siniestra, el gobierno nepalí no posee una correcta legislación sobre quién puede y quién no puede subir a la montaña, pues las leyes actuales solo exigen a los alpinistas que los mismos presenten una copia de su pasaporte, envíen uno que otro dato biográfico como un certificado de que poseen la suficiente salud para llegar hasta la cima.

Debido a esto, los sherpas han expresado su preocupación en cuanto a la seguridad de las personas, y Lakpa Dali Sherpa, quien es un guía con años de experiencia, declaró que “sería genial que no permitieran que los alpinistas sin experiencia escalaran el Everest”.

Pero, las compañías turísticas no escapan de culpabilidad, pues gracias a ellas cada vez son más las personas que suben de manera turística. Las cuales no poseen ni los conocimientos ni las condiciones físicas necesarias para llegar hasta la cima, claro que estas personas no van solas, pues las acompañan por lo menos un sherpa, lo cual se traduce como el aumento en la cantidad de personas que se encuentran en la montaña.  

Escursiones, Pixabay, hodgepodgepro

Estas compañías suelen manejar distintos precios, que van desde los 20.000 dólares en adelante, y los mismos varían en función de los servicios, pues algunos paquetes incluyen oxígeno, estrategias de cuerdas fija, rescate, y claro está un grupo de sherpas los cuales pueden llegar a llevar sus cosas y hasta cocinarles.

Además, recientemente se han estado haciendo denuncias tanto por parte de quienes pagan los paquetes de dichas agencias, como por parte de las compañías aseguradoras. Los mismos afirman que estas compañías se encuentran realizando estafas a sus usuarios y aseguradoras en conjunto con algunos hospitales. Los mismos les hacen pagar rescates y tratamientos innecesarios por malestares que usualmente se solucionan simplemente descendiendo unos cuantos kilómetros, esto lo consiguen alegando que aquello que los aqueja es más grave de lo que parece.

Como prueba de que estas estafas se están llevando a cabo está lo que le ocurrió al senderista australiano Geoffrey Chang, quien se encontraba en el campamento base del Monte Everest y despertó con un fuerte dolor en el pecho, su guía le aseguró que se trataba del “mal de altura” y que se le debía realizar un traslado en helicóptero. Al llegar el día siguiente el senderista ya había recuperado su salud, por lo que su compañera, Michelle Tjondro preguntó al guía si era posible tomarse un día de descanso, o bajar unos cuantos metros, como el resto de personas con la misma afección.

La respuesta del guía fue un rotundo “no”, y continuó afirmando que realizar el costoso rescate en helicóptero era la única solución. Posteriormente Chang fue trasladado a un hospital de extranjeros en Katmandú, en el cual se le fue retenido su pasaporte durante varios días, al momento en que Chang por fin iba a ser dado de alta, su doctor afirmó que sus síntomas debían exagerarse para que de esta manera el seguro pagara su internación.

Además, la aseguradora internacional World Nomads declaró que en los últimos años han ido en aumento la tasa de rescates innecesarios, dando el ejemplo de un turista al cual se le realizó un rescate por un dolor de oídos. El director de la aseguradora, Phil Sylvester asegura haber visto unos 250 rescates innecesarios, los cuales poseían cuentas entre 6000 y 10.000 dólares, razón por la cual se ha debido realizar una lista negra en la que se encuentran aquellas compañías de rescate y hospitales que se mantiene en duda la veracidad de sus facturas.

Rescate, Pixabay, pixel2013

Esta es una estafa en la cual todos los participantes ganan, pues los guías cobran una comisión por exagerar las dolencias de los senderistas y asegurarles que deben recurrir a los rescates por helicópteros. Además los desalientan de acudir a doctores o tomar medidas menos radicales como el descender unos cuantos metros; asimismo, los helicópteros y los hospitales exageran los precios de sus servicios. Igualmente, existen compañías turísticas que toman un papel de intermediarias y cobran su parte de los rescates, llegando inclusive a ganar más que por sus propios servicios.

Las muertes y las estafas no son las únicas consecuencias debido al creciente turismo en el monte Everest, pues en los últimos años se ha podido apreciar un incremento en la cantidad de basura y desperdicios encontrados en la montaña, y aunque las jornadas de limpieza han sido fructíferas en el campo base, en lo más alto de la montaña aún existe un fuerte problema con la gran cantidad de tiendas y equipamiento de campaña abandonados, botellas de oxígenos, botellas de agua y latas de comida.

Excursión, flickr, Nepal Tours

Hay que tomar medidas

A pesar de que el monte Everest es tanto de China como de Nepal, es del lado de este último donde aparentemente ocurren más desastres. Pues de las 11 muertes solo dos sucedieron del lado chino, además, en pro de deshacerse de la basura que se encuentra alojada en la cima de la montaña, China limitó la cantidad de permisos que expedía, por lo cual se vio en la obligación de rechazar tanto a personas como a compañías turísticas, las cuales simplemente se desplazaron al lado sur, donde las expediciones se mantiene.

Por estas razones, es en los hombros del gobierno nepalí donde recae la responsabilidad de buscar soluciones a la presente problemática que hay a raíz de las excursiones a la cima de la montaña, pues ellos deben asegurar que el turismo sea tanto responsable como sostenible.

En cuanto a las denuncias de fraude, el gobierno nepalí aseguró que se instaurará un programa para monitorear dicho fraude. El ministro del turismo declaro que dicho programa consiste en enseñar procesos alternativos para las evacuaciones médicas, además tanto las compañías de rescate como los hospitales se encuentran en la obligación de presentar sus facturas al ministerio, y corroborar que las mismas son reales.

Pero el problema más grande es el de asegurar la vida de las personas, pues desde que se iniciaron las excursiones a la cima de la montaña en 1921, la misma se ha cobrado la vida de unas 300 personas, y el embotellamiento que se vivió este año fue la gota que derramó el vaso, pues se asegura que una buena parte de las muertes ocurridas este 2019 se pudieron haber prevenido.

Debido a esto el gobierno de Nepal declaró que las reglas para subir el Monte Everest van a tener que recibir ciertas modificaciones, entre dichos cambios se encuentra que los alpinistas deben entregar pruebas de que poseen la suficiente experiencia de escalador como para subir a la montaña. Además, será necesario entregar un certificado en el cual se declare que los mismos se encuentran completamente saludables.

Desperdicios, Pixabay, scottinthailand

Por otro lado, el presidente de la Comisión de Seguridad de la Federación de Montañismo y escalada, Amit Chowdhury, aseguró que en otras montañas del mundo existe la regla de que si los guías de las expediciones consideran que el alpinista no puede seguir con el recorrido o el mismo presenta un comportamiento reprochable, este puede exigirles que no sigan con el ascenso.

Pero, que en el caso del Everest la cosa es distinta, pues es posible contratar un sherpa en cualquier esquina de Katmandú, o en el caso de las agencias turísticas, simplemente te asignan al sherpa y ya, siendo imposible saber si el mismo se encuentra apto para determinar si quien realiza la expedición puede seguir o no; por lo que sería recomendable que el gobierno nepalí exigiera también que quienes realicen el ascenso a la cima, lo hagan en compañía de guías completamente calificados.

En vista de todo lo ocurrido en los últimos años en el Everest en cuanto a la creciente cantidad de muertes y quienes se aprovechan de las personas para hacer dinero fácil, se espera que las medidas tomadas por el gobierno de Nepal realmente sean fructíferas y representen el comienzo para una era de turismo responsable y sostenible en la montaña.  

Podría interesarte, el Monte Everest se derrite y los cuerpos salen del hielo

¿Que opinas?

0 points
Upvote Downvote

Escrito por Oriana Camacho

Soy estudiante de Psicología de la Universidad Católica Andrés Bello. Amante de los animales, disfruto de un buen libro y escuchar música.

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Cargando...

0

Comments

0 comments

Jumbo Stay Hostel, el hotel que funciona dentro de un avión

Consejos para viajar a Puerto Vallarta