in

Top 8 mejores películas para viajeros

peliculas viajeras
Top 8 mejores películas para viajeros
4 (80%) 1 vote[s]

¿Cuánta retórica y exquisitez precisa la ficción para mezclarse con la realidad? Probablemente, la misma que emplearon algunos para soñar en grande.

Todo lo que nos rodea, esta inmensidad de edificios grisáceos que se funden con el horizonte, tocan el cielo y desde la lejanía parecen púas, carreteras especialmente creadas y pavimentadas a lo largo y ancho de una latitud, la tecnología que siempre se encuentra en un estado ideal de efervescencia, sorprendiéndonos, tocándonos e innovando no sólo en su fondo y formas sino también innovando en las impresiones que se lleva de nosotros.

Todo esto que nos rodea, gratuito y finito, es posible porque hay gentes que se dedicaron a soñar bastante: los que crean ficción también sueñan bastante.

Soñar es un verbo donde pueden fusionarse perfectamente ambas verdades, la realidad y la ficción. El nobel recientemente fallecido, V. S. Naipaul, escribió una vez: “Realmente leemos para descubrir lo que ya sabíamos”.

En este top de mejores películas para viajeros decimos: “La mayoría de las veces en que descubrimos una gran película, en ella descubrimos lo que teníamos tanto tiempo soñando por hacer”.

 icon-star The hangover

the hangover
Creative commons, flickr Mario Cardoso

Muchos probablemente recuerdan haber leído o por lo menos han escuchado comentarios sobre un personaje literario muy particular del siglo XX: Gregorio Samsa, personaje creado por Franz Kafka en su novela “La metamorfosis”, quien un día despierta y amanece convertido en un insecto.

¿Existe algo peor que despertar y encontrarse con que te has transformado en un insecto? Pues al parecer la respuesta la encontramos en Las Vegas con este grupo de amigos que deciden viajar a una despedida de solteros, al parecer tan electrificante y tan desmedida que al día siguiente no pueden recordar nada.

Y así nace la premisa de este auténtico recetario para reír: «Qué pasó ayer». Sin embargo, la gracia no simplemente recae en que ninguno recuerda qué pasó exactamente ayer, también pesa en la ausencia del amigo próximo a casarse y por el cual se realizó la despedida de soltero, además de la aparición, quién sabe cómo, de un tigre y un bebé en la habitación de hotel donde despiertan al día siguiente.

Seguramente, no quieras parecerte en nada al pobre Gregorio Samsa, pero quizá tú, junto a tu banda de amigos, si quieres parecerte un poco a este grupo de compañeros  que decidieron el escoger al desmadre como dogma de su religión de fin de semana y para ello, qué mejor destino que Las Vegas, hogar de los apostadores, lengua materna de los endeudados y paraíso para perder la cabeza.

Todo lo que pasa en Las Vegas, se queda en Las Vegas, a excepción de los suculentos recuerdos que nos quedan de ella.

 icon-star Before sunrise

Before Sunrise
Creative commons, flickr Christina Stevis

Una de las mayores cosas que todos podemos tener en común y que bastante se utiliza como vínculo, es que todos y cada uno de nosotros, al igual que cualquier ser humano o comunista, podemos estar enamorados.

La segunda cosa que tenemos también muy en común, a su vez vinculante a la cosa anterior, es que podemos tener el corazón roto.

¿Qué sucede cuando nos rompen el corazón? Bajamos o subimos de peso, abrazamos la soledad con la que quedamos completamente aislados del mundo y su tumulto de voces chillonas y graves, encontramos en los vicios esencias perfumadas de Edén, entre otras cosas que nos parecen excelentes sustitutos del amor por un buen tiempo.

Jesse, uno de los protagonistas de este filme, no hizo ninguna de esas cosas, de hecho, hizo lo que casi nadie hace en situaciones sentimentales agravadas: viajar por ahí, sí, ¡viajar por ahí!

La historia del filme se centra en que Jesse, al ser abandonado por su novia, echa un vistazo a sus opciones y decide viajar a conocer Europa, un viaje de retiro existencial como diría un francés. Y ¡boom! Conoce a Céline en un tren con destino a París.

Imagina un día que te abandonó tu pareja, bailas un tango con la melancolía, un par de tazas de café con la nostalgia y pues ya, te decides a irte por ahí, decides viajar.

Amaneces, los pensamientos más simplones y rituales pasean por tu cabeza; qué camisa usar, de qué color, ¿están mis calcetines favoritos limpios? Y de pronto, de la nada, en dirección hacia Venice, cruzas mirada con alguien —respiración agitada—, y antes de que siquiera la inseguridad y los pensamientos saboteen la intensidad de un cortocircuito ocurrido de repente, la química ya está ahí, de otra vida y esperando a ser descubierta.

Si es necesario, puedes provocar que tu pareja corte contigo para que te animes a viajar por tren en Europa ¡já! Quizá, tu Céline espera por ti, en algún rincón de un tren surcando la campiña, ¿qué esperas? ¡No tienes siquiera que sufrir la ruptura!

 icon-star Thelma and Louise

Thelma and louise
Creative commons, flickr Lady Bug

Lo maravilloso de las amistades, las verdaderas y grandes amistades, es que estas se las ingenian para retar a la vida, reírse de las vicisitudes y comprobar una y otra vez qué es lo que hace fuerte dicha relación, tal cual cómo hacían Bonnie y Clyde, sólo que en esta oportunidad se trata de Thelma Dickinson, una ama de casa que tiene una vida muy sesgada junto a su cegador esposo, un enfermo controlador que encontró en el matrimonio una espléndida oportunidad para no requerir una dama de servicio; y de Louise Sawyer, que trabaja como camarera en una cafetería y que sueña con casarse con su novio.

Estas amigas deciden un fin de semana, viajar como mariposas por carretera.

Una deliciosa sinfonía visual que consigue arrastrar al espectador con el disenso que se cuela en el viaje, el dramatismo frenético, amores fugaces y un, muy firme y robusto, ensalzamiento de la liberación y el feminismo, así como también muestra un examen profundo en el «Sueño americano», el cual en el fondo también puede ser una pesadilla americana.

Si quieres emprender un viaje de este tipo, con sus alegrías y dolor de cabezas y cordales, asegúrate de parafrasear a Ayn Rand, filósofa y defensora de la economía de mercado: para decir «yo quiero, un día cualquiera, simplemente vivir», primero debo decir «yo».

 icon-star 127 hours

127 hours
Creative commons, flickr Lead Monkey

La siguiente en la lista de este top de cine para viajeros, se trata de un filme que utiliza muy bien elementos propios de una desesperanza al borde de su consumación; en este caso específico, la ficción no es tan ficcional ya que la historia del filme está basada en hechos reales, aquellos hechos que sacudieron el estilo de vida tan dinámico y vitalista de Aron Ralston.

Cuando éste se enmarca en el camino inhóspitamente vivo, paradójico como cualquier travesía de la naturaleza, de los cañones de Utah, resbala y cae en una inmensa grieta. No todos los viajes resultan como una pizca de frenesí en el álbum de recuerdos y no todos los viajeros son inmortales.

La estela de polvo que cubre los cañones y la suela de los zapatos, románticamente analógica a la arena que cubre las playas; la mar choca con la arena de las playas y la nada, contra el polvo del gran cañón.

Una de las magias de espacios como los cañones de Utha, es que el silencio es ensordecedor —la naturaleza siempre coquetea con los conceptos opuestos— y por ello, resulta tan atractivo a la hora de seleccionar un destino para viajar, porque se siente la ausencia de vida, es decir, de sonidos molestos; tan sólo se escucha el viento, que en espacios como este cañón es un silbido increíblemente sonoro, pero todos estos elementos atractivos para alguien atrapado en una grieta profunda, configura un potente de regusto de soledad interminable, de consternación permanente.

Un árido paisaje que nos maravilla y excita. Un suceso que nos atenaza en la tragedia. ¿Qué esperas para saber qué ocurre con Aron? Y quién sabe si te animas a un viaje hacia los cañones de Utah.

 icon-star Bright star

Bright star
Creative common flickr Karen

Padecer el sonrojo: es el padecimiento irremediable de los que vivimos el primer amor y de los que ven este glorioso filme, cuya capacidad casi paranormal alcanzará para poseernos cual demonio y, lo verdaderamente preocupante, es que no habrá exorcista alguno ¡ni el Padre Fortea! Que nos exorcice para arrancar el embrujo de nuestros corazones, porque este largometraje provocará dos cosas: por dentro, la evanescencia del primer amor recordado con esta historia, será tan poderoso como un maremoto o tan cruento como el mordisco de un oso pardo y los ojos, sentirán el ardor que produce la poderosa fotografía de Inglaterra y sus calles y sus campiñas y campos y ¡toda Inglaterra!

Este maravilloso largometraje, quizá insólito para quien nunca se ha enamorado y nunca ha viajado, es una historia elaborada través del amor entre el famoso poeta inglés John Keats y Fanny Bawne.

Inspirada y construida en los flamantes verdores y campos ingleses, ofreciéndonos una infusión de romanticismo, poética, épica sentimental, paisajes y por qué no, un espléndido destino para viajar y vivir un amor de película.

 icon-star The descendants

The descendants
Creative commons, flickr Ma_Co

La vida tiene golpes tan fuertes que algunos son como la embestida de una cabra o como un misil de Kim Jong Un surcando la mar.

Hay quienes dicen que somos hijos de la vida y no de nuestros padres y la vida, ay, la vida parece un Saturno (pintura realizada por Francisco de Goya; el Dios mitológico que devora a sus hijos) engullendo a sus hijos, devorándonos a nosotros.

Así, en la gran historia de este largometraje, la vida está devorando a Matt King y éste, intenta escapar de las garras de Saturno. Matt es un hombre dedicado al trabajo y no a su familia, está casado y tiene dos hijas, pero no mantiene una relación suficientemente afectiva y abierta en su hogar. Tras un accidente, su esposa fallece.

¿Qué le queda? Sus dos hijas, con quienes no mantiene una muy buena relación. ¿Qué pueden hacer? Superar el drama y los vacíos, esos frecuentes infortunios de la vida, juntos y como padres e hijas.

Matt se decide a reorganizar su vida y la de sus hijas, reconfigurando lo que hasta ahora han conocido como «relación» y para ello también decide vender las propiedades de la familia, las cuales son tierras vírgenes en Hawái de incalculable valor.

El viaje, de forma decisiva, desemboca en la maravillosa isla donde los personajes, a través de poderosos diálogos, matizan la tragedia familiar sacando de ella, a partes iguales, drama y comedia.

Y todo sucede no en cualquier escenario, sucede en el núcleo de los paraísos más afrodisíacos de la tierra: el archipiélago de Hawái, cuyos senderos ofrecerán a lo largo de la película magnífica vista del esplendor hawaiano.

La actuación necesita de la geografía: George Clooney, posiblemente en su mejor interpretación reciente, y de la mano del fulgor afrodisíaco sin comparación de Hawái. Quién sabe si en este archipiélago explotas tus mejores facetas al igual que Clooney, ¿qué esperas? Por ello este filme forma parte del top de cine para viajeros.

 icon-star The way

The way
Creative commons, flickr Hytam2

Debe ser, claramente, humor muy negro esperar que un oftalmólogo quede ojiplático (ojos de plato, como reacción a un anuncio inesperado) después de recibir la noticia de que su hijo falleció; en este particular filme, Tom avery, brillante oftalmólogo y viudo, conoce finalmente la soledad forzosa al conocer la noticia de la repentina muerte de su hijo mientras comenzaba el Camino de Santiago.

La premisa lleva al padre a terminar el viaje que inició su hijo y para ello cuenta con un grupo de amigos que hizo para transitar el sendero de Santiago de Compostela.

Un maravilloso filme que entre sus flecos asoman vocablos de gran significado que incitan a vivir, a saber, vocablos como aventura, valor familiar, templanza, coraje, amistad, entre otros. Historia, a pesar de que parte de una tragedia para cualquier padre, transcurre con mucha comedia sutil de la mano de unos paisajes españoles que valen la pena mirar.

 icon-star The ritual

The ritual
Creative commons, flickr Palle Zingmark

Curiosamente, como casi todas las películas que animan e incitan el pensamiento senderista, el último filme de este top de mejores filme para viajeros, tiene como núcleo una tragedia, esa gran ola que choca con la rompiente de la vida y la cotidianidad: de un grupo de cinco amigos de toda la vida, uno de ellos pierde la vida en un robo dentro de una licorería, en una noche donde los cinco sacaron tiempo para salir juntos y planear un gran próximo viaje, sin embargo, según uno de los cinco, la vicisitud recae en que Robert murió no sólo por la violencia de unos infortunados ladrones, sino ante la mirada impasible y cobarde de Luke, quien se escondió detrás de uno de los estantes mientras ocurría la desgracia.

Deciden un organizar un viaje en honor a Robert explorando los montes de Suecia, pero lo que no esperaban, es que en la maleza hay mucha mala hierba.

Y terminan adentrándose en los límites de una sociedad pagana que rinde tributos y sacrificios a un semidiós de la mitología escandinava. Frenética lucha contra fuerzas del mal, mientras que el deseo de vivir, in crescendo e incandescente, aumenta sus llamas.

Durante toda la película, obtenemos panorámicas imágenes de los montes suecos y, de no ser por el paganismo, sería idóneo para senderismo y aquí, queridos internautas, es cuando nos preguntamos qué tan real es la ficción.

Si crees que no tendrás problemas en luchar por tu vida, Suecia y su maleza, verdosa y exótica, te esperan para que hundas tus pies en el verde espesor.

El cine y el turismo son hermanos de diferentes padres: no hay ninguna contraindicación en que salgas con ellos, por separados o en grupo, para conocerlos más a fondo.

¿Que opinas?

0 points
Upvote Downvote

Escrito por Mauro Curci

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Cargando...

0

Comments

0 comments

restaurantes baratos en venecia

Los 5 restaurantes más baratos para comer en Venecia

mejores hoteles de colombia

Los 9 mejores hoteles de Colombia