in ,

Alojarse en una casa flotante ya es posible

Vista desde la terraza

¿Alguna vez no os ha pasado, que queríais tener un detalle original y diferente con alguien que es importante para vosotros, y tras darle vueltas y más vueltas, no habéis dado con una opción que esté a la altura?. Pues aquí os traemos una que seguro que no dejará indiferente a nadie, que no es otra que la de alojarse en una casa flotante, en una ciudad tan cosmopolita como Barcelona y no os perdáis el final de este artículo que viene con una sorpresa incluida.

A nosotros que nos encanta viajar y descubrir sitios nuevos, llevamos años siguiendo en lo que ya se había convertido para nosotros en casi una tradición, que es celebrar una fecha tan señalada como es el cumpleaños de Francesca, en una ciudad diferente y cuanto más lejos mejor. Así que en el 2019, apostamos por algo totalmente diferente, muy cerca de nuestro hogar y que nunca habíamos experimentado, y la verdad es que la experiencia nos encantó. 

En la mismísima ciudad Condal solo a 200 metros de la playa Fórum, encontramos nuestra casa flotante que parecía sacada de un cuento y no es solo que tuviéramos vistas al mar, sino que estábamos en el mar! y no piensen que al tratarse de una embarcación puede haber carencias respecto a un hotel convencional de Barcelona o de cualquier ciudad, es más, proporciona los mismos servicios y muchos más que explicaremos más adelante en este post.

Boat Haus Mediterranean Experience

Boat Haus es una empresa que comenzó con tres amigos que cumplieron su sueño con este proyecto innovador y responsable con el medio ambiente, y que actualmente podéis encontrarlos en el Port Fórum de Barcelona donde disponen de dos casas flotantes que fue donde nosotros nos alojamos  y en el Puerto la Alcaidesa en la Línea de la Concepción Cádiz, donde disponen de otras ocho fantásticas casas flotantes con unas impresionantes vistas al Peñón de Gibraltar.

Todo un  modelo innovador para que las personas puedan experimentar unas vacaciones diferentes y divertidas. Si quieres saber más de este fantástico proyecto y ver cómo Alojarse en una casa flotante te invito que sigas leyendo…

Alojarse en una casa flotante ya es posible – Vista exterior de la Boat Haus

Descubriendo la casa flotante

Ahora es cuando os podremos mencionar algunas de las ventajas que tiene este tipo de casitas flotantes respecto a un hotel convencional que os habíamos adelantado anteriormente. Lo primero que nos llamó la atención al llegar, fue la vigilancia privada que había para poder acceder al puerto, lo cual añade un toque de exclusividad y te permite conocer la vida del puerto. Muy cerca del acceso, se encontraba ubicada nuestra casa flotante y dentro del recinto puedes encontrar algunos restaurantes con su oferta gastronómica ofreciendo la oportunidad de poder comer sin apenas desplazarse.

Otro punto fuerte y para nosotros bastante importante, es que hay aparcamiento gratuito a escasos metros de la casa flotante, por lo que desde la embarcación podíamos incluso ver nuestro coche. Para los que no conozcan Barcelona, el estacionamiento es un tesoro bastante preciado y normalmente caro, y allí lo teníamos a la vista, de forma gratuita y con vigilancia privada en el acceso.

Otro aspecto que añadía seguridad, es que había un caminito que pasando una tarjeta, abría una puerta de cristal y dicho caminito, conducía a las diferentes embarcaciones que se encontraban en el lugar, incluida nuestra Boat Haus. 

Para rematar la sucesión de sorpresas, llegamos justo delante de la embarcación y quedamos prendados de nuestra casita de cuento, con sus colores y una bicicleta de paseo que daba un toque clásico y de encanto en la entrada, y en el otro extremo, lo que parecían los mandos de la embarcación, con un timón y su asiento que en el caso de ir con niños, seguro que se convierte en toda una atracción.

En ese momento es cuando nos dimos cuenta de que íbamos a hacer algo que no habíamos hecho nunca, que era dormir en el mar. Estábamos ansiosos y sentíamos auténtica curiosidad por saber cómo era el interior de una casa flotante por lo que accedimos y realmente nos sorprendió porque vimos que no faltaba de nada. 

Pensábamos que habrían bastantes limitaciones por el hecho de encontrarse sobre el mar, pero nada más entrar, vimos un amplio sofá con capacidad para varias personas, una televisión de pantalla plana y por supuesto un aire acondicionado que calentó la estancia en un muy poco tiempo, tened en cuenta que cuando fuimos era principios de diciembre y ya había anochecido por lo que hacía bastante frío en el exterior, pero al poner la calefacción funcionó a la perfección y pasamos una noche muy cómoda sin nada de ruido.

Continuamos explorando el interior de nuestra Boat Haus y nos sorprendió lo bien aprovechado que estaba el espacio y todos los detalles que tenía. Disponíamos de una cocina  totalmente equipada con cafetera, tostadora y gran cantidad de utensilios, que nos permitía poder cocinar y no tener que ir a comer o cenar fuera, por lo que si va una familia, puede suponer un importante ahorro.

Todo el espacio estaba aprovechado al máximo, el lavabo sobre todo estaba muy bien repartido ya que el mismo grifo de la pica era también el cabezal de la ducha. Continuábamos avanzando y llegamos al final donde en el lado derecho había una cama de matrimonio y en el lado izquierdo una litera con dos camas, lo cual es perfecto para que puedan disfrutar de la estancia no solo una pareja, sino familias de 4 personas o un grupo de amigos.

Al abrir la puerta del fondo nos encontramos con otra sorpresa, que consistía en una especie de hamaca o columpio individual que hacían de aquel espacio un lugar ideal para descansar o leer un libro, y justo al lado, había unas escaleras que conducían a la parte superior donde había una terraza inmensa muy bien decorada, con una mesa grande con sus respectivas sillas y dos tumbonas. Estábamos deseando que pasara la noche para poder disfrutar de aquella maravillosa terraza.

Un entorno maravilloso y sanador

Tenemos que destacar que el Boat Haus se encuentra ubicado en un lugar muy bien comunicado, a tan solo 200 metros de la playa Fórum y en el mismo puerto, hay bares y restaurantes. A pocos minutos andando podemos encontrar un Decatlón, discoteca e incluso un supermercado.

Nos daba la sensación de que estábamos en un oasis, sorprendiéndonos el hecho de que al ser un recinto con vigilancia privada, puedes disfrutar de la naturaleza y la tranquilidad del mar, y cuando sales del recinto ves la vida típica de una gran ciudad como es Barcelona, con gente haciendo vida y deporte por la playa. Ofrece por tanto, un gran abanico de posibilidades para todos los públicos.

También hay que destacar la proximidad del centro comercial de Diagonal Mar donde fuimos a comer el día siguiente y donde hay una gran variedad de restaurantes y tiendas por lo que no os faltará de nada. 

Otro dato único de alojarse en una casa flotante como esta, es que el aeropuerto más cercano es el de Barcelona-El Prat, y está situado a 21 km del Port Fórum. 

Alojarse en una casa flotante ya es posible- Vistas relajantes de la Boat Haus

Nuestra experiencia y sensaciones en el Boat Haus de Barcelona

Como ya comentamos anteriormente, cuando llegamos era de noche y con el frío no pudimos disfrutar de nuestra inmensa terraza. Pero sí que disfrutamos del interior de la casa flotante como niños pequeños. Pedimos la cena ya que estábamos de celebración y luego nos relajamos viendo nuestra serie favorita en Netflix. Como el día no acompañó por el viento y las lluvias la casa flotante se movía un poco, pero eso no nos impidió para nada en disfrutar, al final te acabas acostumbrando. 

El mareo en el barco es un tipo de mareo por movimiento, que para los que lo padecéis no sufráis porque hay muy buenos remedios que os permitirán  disfrutar de esta experiencia.

Nosotros nos levantamos con ganas de ver el amanecer desde nuestra terraza, pero no tuvimos mucha suerte ya que estaba bastante nublado. Lejos de ponernos tristes por eso, nos pusimos en marcha para disfrutar de las poquitas horas que nos quedaban en la casa flotante. Preparamos el desayuno y decidimos subir igualmente a la terraza para disfrutar de las vistas del mar y de la naturaleza que nos rodeaba. Para nuestra sorpresa poco a poco el tiempo se iba arreglando y afortunadamente el sol se dejaba ver, lo cual hizo que no se notara tanto el frío, así que fue una maravilla poder disfrutar del silencio y de la tranquilidad. 

Después de un desayuno largo e inolvidable, no pudimos resistirnos a pasear por los alrededores y sucumbimos a la tentación de coger aquella bicicleta que nos había llamado tanto la atención cuando llegamos a la Boat Haus y que se nos ofrecía de forma gratuita. Nos íbamos alternando la bici y fue una experiencia francamente divertida y recomendable que nos llevó a nuestra niñez, siendo un cumpleaños y una escapada diferente a lo que habíamos hecho siempre.

Esta fantástica experiencia aun la recordamos con cierta nostalgia y lo que más nos sorprende, es que este capricho que nos dimos en una ciudad tan grande como es Barcelona, lo teníamos al lado de casa. Mejor imposible!

Os invito a todos que una vez en la vida probéis esta experiencia de alojarse en una casa flotante y que seguro que os va a encantar tanto que vais a querer repetir. 

No nos podemos despedir sin una pequeña sorpresa! Con el cupón SETOXIS  tenéis un 40% de descuento tanto en Barcelona como en la Línea de la Concepción de Cádiz, sin limitación de mes o día, sujeto a disponibilidad.

Podría interesarte:

🛌 Obtén $36 de descuento en AIRBNB - Click AQUÍ para utilizar.

💳 Obtén tu tarjeta internacional de REVOLUT Gratis - Click AQUÍ para pedir.

🛌 Busca hoteles baratos en BOOKING.com - Click AQUÍ para buscar.

🚌 Busca tus tours perfectos en CIVITATIS - Click AQUÍ para buscar.

✈ Busca tu siguiente vuelo super barato en SKYSCANNER - Click AQUÍ para utilizar.

¿Que opinas?

Escrito por Francesca Viajes

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Cargando...

0

Comments

0 comments

¿Cómo llegar a Xochimilco? En tren o bus

Conoce los más impresionantes lugares para ver auroras boreales