in

Alaska llega a un récord climático histórico de 32º C

Para nadie es un secreto que nuestro planeta ha venido sufriendo a lo largo de los años muchos desastres naturales y condiciones climáticas, debido al calentamiento global. Pero sabías que… a principios de este mes de julio, una intensa ola de calor ha acechado Alaska haciendo superar récords históricos de temperatura máxima con unos termómetros que llegaron a subir hasta los 32,2º C en la localidad de Anchorage. Después de un mes de junio abrasador en Europa, India y Oriente Medio, le ha tocado a Alaska sufrir una ola de calor sin precedentes, algo que debería preocuparnos a todos.

Tal y como mencionó el Servicio Meteorológico Nacional de los Estados Unidos (NWS) en su cuenta de Twitter, el récord histórico medido hasta la fecha era de 29,4º C del año 1969, pero este 4 de julio de 2019 la temperatura subió casi 3 grados más, casi diez grados por encima de la media en esta época del año.

Pero Anchorage no fue la única población en batir récords, tal y como informó el NWS. El mismo día 4 de julio, se superaron récords es las estaciones de Kenai, Palmer y King Salmon, temperaturas por encima de los 30º C. A parte de las altas temperaturas, la ola de calor también propició la aparición de numerosos incendios forestales, llegando a quemar de manera simultánea más de 350 fuegos que llegaron a arrasar unas 28.000 hectáreas, ¡algo increíble! Y aún más en esta zona del planeta.

Estos récords de Alaska llegan después de los que tuvieron lugar en Europa a finales del mes pasado, cuando en Francia, España, Austria, Suiza y Alemania, tal y como informaron sus servicios meteorológicos, se superaron máximos históricos de temperatura, sumando más de 300 en total, dejando bien claras las principales consecuencias del cambio climático.

Calentamiento global e incendios

Las altas temperaturas de estos últimos días en Alaska han ayudado a la formación de grandes incendios forestales. De hecho, este proceso también se ha observado últimamente en otras regiones árticas, como la Siberia o el norte de Canadá. El calentamiento global provoca que cada vez los veranos sean más calurosos y secos, ayudando así a la formación de los incendios forestales.

Y esto, a la vez, tiene un efecto directo con el cambio climático, ya que la combustión de estas grandes masas forestales provoca la emisión en la atmósfera de grandes cantidades de dióxido de carbono, uno de los principales gases causantes del efecto invernadero, alimentando así la crisis climática.

Paisaje en Alaska – Creative Commons, (Pexels, Errin Casano)

Un informe de la Organización Meteorológica Mundial (OMM) publicado recientemente, explica que «el cambio climático, caracterizado por el aumento de las temperaturas y los cambios en los patrones de precipitación, está aumentando el riesgo de incendios forestales y alargando la temporada de su ocurrencia». A parte, la OMM advierte que los incendios forestales emiten en la atmósfera contaminantes nocivos, como partículas en suspensión o gases tóxicos, que pueden ser transportados a grandes distancias y empeorar la calidad del aire en regiones lejanas.

La situación climática en nuestro hogar, en nuestro planeta, está e estado de emergencia. Así que, si desde tu localidad está en tus manos ayudar, no dudes en hacerlo, la Tierra te lo agradecerá.

Podría interesarte, cientificos descubren un nuevo continente

¿Que opinas?

Escrito por Audreyth Bedoya

Amante de los libros y la tecnología, sigo creyendo que la cultura une cerebros y continentes. Cada día tenemos la oportunidad de reinventarnos y crecer como seres humanos. ¡Y que la creatividad acompañe nuestros pasos!

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Cargando...

0

Comments

0 comments

Casa en el Agua: el hotel flotante del Caribe colombiano.

10 platos típicos de Colombia que no te puedes perder