in ,

5 Claves para comprobar si te convertiste en un ciudadano del mundo

5 Claves para comprobar si te convertiste en un ciudadano del mundo - Valen viajera

¿Qué es esto de ser ciudadana del mundo? ¿No se supone que todos y todas lo somos? Hay algunos aspectos relacionados a esta expresión, que ponen en evidencia el hecho de que ser parte de la población de un país, no necesariamente implica que lo seamos. Es por eso que he decidido compartir 5 claves para comprobar si te convertiste en un ciudadano del mundo. 

Esa reflexión llegó a mi mente un día de enero en el aeropuerto de La Habana, cuando acababa de aterrizar a lo que sería mi primera aventura en otro país. Un señor enciende un cigarro, siguiendo la convención social de que aquello, por alguna razón estaba permitido, independientemente del cartel que indicaba lo contrario.

Una muchacha, con un notorio aspecto escandinavo, se acerca a él y haciendo uso únicamente de la comunicación gestual, le indica al caballero en cuestión, que en ese lugar está prohibido fumar. Yo estaba siendo testigo presencial de esa situación y eso abrió varias puertas con interrogantes que me llevaron a convertirme en lo que creo que soy hoy: Una ciudadana del mundo.

Un mismo hecho o acontecimiento puede llevar a diversas interpretaciones o en el mejor de los casos, a reflexiones. Según los lentes que cada persona tenga puestos al momento de percibirlos.
En mi caso, esta situación tan puntual -pero que nada tenía de simple-abrió una puerta a la reflexión que no solo nunca más se cerró, sino que continuó abriendo otras.

¿Por qué se mete esa mujer – que tampoco es cubana- a pedirle al hombre que apague el cigarro porque allí está prohibido fumar? ¿Cómo se animó esa turista escandinava a tocarle el hombro a ese señor para señalarle el cartel y hacerle un gesto de que allí, eso que está haciendo, no está permitido? Esas y otras preguntas son las que comencé a hacerme. Y a partir de ese momento, no paré. Es una ciudadana del mundo, pensé.

5 Claves para comprobar si te convertiste en un ciudadano del mundo - Valen viajera
5 Claves para comprobar si te convertiste en un ciudadano del mundo – Valen viajera

Pero, ¿Qué es ser una ciudadana del mundo? Esa sensación a veces incomprendida, nunca me gustaron las generalizaciones ni las verdades absolutas.

No somos todos y todas iguales, por suerte. Sino, como decía mi abuela, “el mundo no sería mundo”. Ese día en el aeropuerto José Martí de La Habana y todos los que vendrían después, transformaron mi forma de verlo todo.

Pero, ¿cómo llegué a esa conclusión? ¿Cómo me descubrí de un momento a otro llamándome ciudadana del mundo, wanderlust o lo que sea? Todo comenzó en esa primera aventura. Y nunca paró.

La constante necesidad de conocer nuevos lugares

Siempre tuve esa inquietud de querer conocerlo todo. Que iba y va de la mano de esa extraña obsesión por los mapas, en todas sus variedades posibles. He convivido a lo largo de los años con una constante necesidad de conocer nuevas culturas, nuevas comidas, nueva música, nuevas costumbres.

Creo que nuestra historia de vida habla mucho de en qué tipo de adultos nos convertimos. Por eso siempre creí que el ser hija de personas que tuvieron que escapar de su país para refugiarse en otro que me vio nacer, tuvo un peso importante en eso de creer que el mundo es más pequeño de lo que nos lo muestran y que aspectos tales como la solidaridad, la confianza y el afecto entre las personas son universales.

Esa persistente sensación de que el lugar donde vives te queda chico

Primero pensé que la explicación era la de pertenecer a un país muy pequeño, pero al mirar a mi alrededor y comprobar que había personas que eran felices sin haber conocido nunca otras tierras fuera de fronteras, y que tampoco era algo que añoraban, me di cuenta de que no necesariamente era ese el motivo. Fue allí que comprobé que esa necesidad de salir a respirar otros aires, de sentir que las calles y las distancias son más cortas en mi ciudad y que tanto mi cuerpo como mi mente pida ese constante cambio de aire, era otra de las pistas que tuve para darme cuenta que más allá de amar a mi país, tengo que salir a buscar nuevas aventuras cada vez más seguido.

Esa extraña unidad de medida que uso constantemente: los pasajes

Un día me encontré convirtiendo los precios de cualquier cosa en su equivalente a pasajes rumbo cualquier destino. Cuando me di cuenta de que comparaba el precio de comprar mi casa propia con la cantidad de posibles tickets aéreos que me permitirían conocer múltiples destinos, fue que decidí dar rienda suelta a esa viajera que llevaba adentro y me animé a decirlo en voz alta. Sí, soy una viajera.

No sé cuál es la razón por la cual a mí me daba hasta cierta vergüenza afirmarlo. ¿Será por ser mujer? ¿Por no acatar de alguna manera ciertos mandatos que la sociedad espera de mí? Realmente no lo sé. Lo que sí puedo afirmar es que si un día te encuentras comparando el precio de una posible casa, un auto o una cena en un restaurante con el pasaje que te comprarías para ir a cualquier lugar sin importar cual, ya puedes afirmarlo tú también: eres un ciudadano del mundo.

5 Claves para comprobar si te convertiste en un ciudadano del mundo - Valen viajera
5 Claves para comprobar si te convertiste en un ciudadano del mundo – Valen viajera

Una tendencia al alza de aquella filosofía del “menos es más”

Nunca me caractericé por ser demasiado consumista. Pero a quién no le ha pasado de encontrarse comprando cosas innecesarias más de alguna vez. Después de haber comprado mi primera mochila de viaje, de 60 litros y de haberla llenado hasta arriba para dirigirme rumbo a mi aventura por el Sudeste Asiático, y de haber ido dejando cosas de regalo en los distintos hostels con el objetivo de vaciarla, fue que me di cuenta de la importancia del ir liviana de equipaje. Y no solo durante un viaje, sino durante la vida.

Estamos bombardeadas/os por mensajes que constantemente nos dicen que somos más inteligentes si compramos esa marca de papel higiénico o más atractivas si usamos aquel desodorante y tratar de ignorarlos o de tener una forma alternativa de vida puede ser una tarea difícil. Es por eso que he decidido que ese sería uno de los cinco puntos de mi artículo.

Me he ido dando cuenta con el paso del tiempo que el dinero mejor invertido es aquel que se usa viajando. Y que cada vez que elijo no comprar algo que realmente no necesito, me estoy permitiendo cenar en un restaurant en Bali, hacer rafting en Tailandia o snorkeling en Brasil.
No es tarea fácil. Tampoco me las voy a dar de hippie con lema “el cielo es mi techo” porque no es así pero hay que aprender a elegir y a reflexionar acerca de cuáles son nuestras verdaderas necesidades.

Cuando calcular la diferencia horaria antes de escribir un mensaje se vuelve un hábito

Una de las pistas que me hizo ver que me estaba convirtiendo en una ciudadana del mundo fue cuando me descubrí contando horas para atrás y para adelante para que mi mensaje no le cayera a las 3 am a esa amiga o ese amigo que estaba del otro lado del mundo.

El viajar te brinda esa posibilidad. La de conocer nuevas personas. La de volverte mejor amigo con viajeros desconocidos que encontraste en un tren. O la de tener historias de amor de unos días con tu vecino de bungalow en una isla del Golfo de Tailandia.

A fin de cuentas la vida es una sola, así que disfruta al máximo ser un buen ciudadano del mundo, Carpe Diem.

¿Que opinas?

3 points
Upvote Downvote

Escrito por Valen Viajera

Maestra, formo parte del equipo de Inglés sin Límites, que lleva la enseñanza del ingles a las escuelas rurales de Uruguay. Madre de Gatita, viajera y ciudadana del mundo.

Comentarios

Leave a Reply
  1. Me encantó el artículo!
    Muy acertado análisis de la vida de un “viajedependiente” jaja, por lo cual comparto bastantes posturas de las que cuenta Valen.

    Lograr salir de la zona de confort, en esta época donde el consumismo y las comodidades marcan nuestro camino, es sin dudas, la parte más difícil de este proceso….
    Pero si, se puede.
    Teniendo en cuenta siempre la premisa, un poco trillada de, hacer lo que nos haga cada día un poco más humanos y más felices!

    Buenas rutas y seguí escribiendo!!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Cargando...

0

Comments

0 comments

Holanda construye 5 islas artificiales para recuperar la vida silvestre

Se buscan jóvenes para viajar por el mundo gratis y grabar una serie